¿Qué es la lipoproteína (a)?

Por lo general hablamos de dos tipos de colesterol:

  1. Colesterol HDL: ayuda al cuerpo a eliminar el exceso de colesterol que, de otro modo, podría acumularse en los vasos sanguíneos.
  2. Colesterol LDL: conocido generalmente como colesterol “malo”. Cuando el nivel de colesterol LDL en sangre es alto, puede causar daño ya que obstruye o bloquea los vasos sanguíneos a medida que uno envejece.


Sin embargo, también se encuentran otros tipos de colesterol en la sangre. Un ejemplo es la lipoproteína (a), denominada “Lp(a)”, que, aunque es similar al colesterol LDL, es un tipo de “colesterol malo” en cierto modo diferente. El nivel de Lp(a) en nuestra sangre por lo general se determina al nacer y permanece relativamente constante durante toda la vida. Aquellos con niveles altos anormales de Lp(a), con o sin niveles elevados de colesterol LDL, tienen un mayor riesgo de desarrollar una cardiopatía en la edad adulta, lo que puede causar un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Cuando se identifica a una edad temprana a quienes están en riesgo, las personas con niveles altos anormales de Lp(a) pueden tomar medidas para ayudar a evitar problemas cardíacos en el futuro.

¿Qué nivel de Lp (a) se considera “alto” o preocupante?

La Lp(a) se mide en miligramos por decilitro (mg/dl) o nanomoles por litro (nmol/l). La National Lipid Association recomienda la medición de Lp(a) en nmol/l para una mayor precisión. Un nivel superior a 50 mg/dl o 100 nmol/l se considera “alto”, aunque algunos laboratorios pueden informar que la Lp(a) es “alta” si el nivel es superior a 30 mg/dl o 75 nmol/l.

¿Cuáles son los efectos de tener niveles sanguíneos altos anormales de Lp(a)?

Los niveles altos anormales de Lp(a) pueden potenciar dos problemas importantes de salud:

Daño a los vasos sanguíneos: debido a la exposición severa y de por vida, aquellas personas con niveles altos anormales de Lp(a) desarrollan a menudo “arterias obstruidas”. En última instancia, esto provoca un daño al reducir el flujo sanguíneo a los órganos, incluidos el corazón y el cerebro. Este daño puede derivar en un ataque cardíaco o un derrame cerebral a una edad muy temprana (por ejemplo, de 40 a 50 años o antes). Si bien los síntomas de las arterias obstruidas no suelen ocurrir durante la niñez, el riesgo de experimentar problemas de salud cuando los niños ingresan a la edad adulta es muy alto.

Coágulos de sangre: cuando un vaso sanguíneo se lesiona, el cuerpo normalmente hace que la sangre se coagule, lo que evita el sangrado excesivo. Esto ocurre, por ejemplo, después de una herida o un corte. A medida que el cuerpo se cura, el coágulo se disuelve y restaura el flujo sanguíneo normal.

Los coágulos también pueden ocurrir en los vasos sanguíneos que han sido obstruidos por niveles altos anormales de colesterol LDL. Los niveles altos anormales de Lp(a) pueden hacer que se formen estos coágulos de sangre o interferir con la forma en que el cuerpo los “disuelve”, lo que reduce potencialmente el flujo sanguíneo a órganos vitales, como el corazón y el cerebro. Cuando se forma un coágulo en una arteria obstruida y no se disuelve correctamente, la disminución del flujo sanguíneo al corazón y al cerebro puede provocar un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

¿Qué causa que los niveles de Lp(a) sean altos?

La cantidad de Lp(a) en nuestra sangre está determinada por el patrón o los genes de nuestro cuerpo. Los genes ayudan a determinar todo, desde el color de nuestros ojos hasta cómo funciona nuestro cuerpo. Su nivel en sangre está determinado por un gen materno o paterno, uno de los cuales también tiene un nivel de Lp(a) anormalmente alto.

La característica elevada de Lp(a) se transmite cuando el niño recibe una copia del gen culpable de uno de los padres que causa niveles altos anormales de Lp(a) en sangre. La presencia de una copia afectada del gen es todo lo que se necesita para hacer que el nivel de Lp(a) sea anormalmente alto. El riesgo de tener un hijo afectado cuando uno de los padres tiene una Lp(a) elevada es del 50 %, cada vez que la madre queda embarazada. Los padres con un nivel elevado de Lp(a) deben someter a pruebas a sus hijos. Debido a que los niveles sanguíneos altos anormales de Lp(a) son genéticos, otros miembros de la familia, como padres y hermanos, pueden verse afectados y también deben ser evaluados.

¿Cómo se puede saber si alguien tiene un nivel de Lp(a) alto anormal?

El nivel de Lp(a) en la sangre se puede determinar con un simple análisis de sangre disponible en la mayoría de los laboratorios médicos comerciales. Es importante tener en cuenta que no es necesario ayunar antes de realizar este análisis de sangre.

Debe pedirle a su equipo de atención médica que solicite un análisis de sangre de Lp(a) si:

  1. Le preocupa su salud o el riesgo de tener una cardiopatía prematura.
  2. Tiene antecedentes personales o familiares de enfermedad cardiovascular prematura, como un ataque cardíaco o un derrame cerebral, o tiene una afección médica crónica como la diabetes.
  3. Si se sabe que alguien de su familia tiene un nivel alto anormal de Lp(a) en sangre.


Debido a que la Lp(a) aumenta el riesgo de cardiopatía prematura, pero es posible que no cause síntomas únicos en niños y adultos jóvenes, muchos profesionales de la salud recomiendan que todos se hagan un análisis de sangre al menos una vez en la vida para determinar su nivel de Lp(a).

¿Se puede tratar un nivel alto anormal de Lp(a)?

Aunque se están desarrollando tratamientos prometedores, en la actualidad no existen fármacos que reduzcan específicamente la Lp(a) en quienes tengan niveles sanguíneos altos anormales. Sin embargo, hay muchas cosas que las personas con niveles altos anormales de Lp(a) en sangre pueden hacer para mantenerse saludables. Son útiles los medicamentos para reducir los niveles de colesterol LDL, los cuales pueden dañar los vasos sanguíneos y provocar cardiopatías a una edad temprana. Aunque tienen poco o ningún efecto sobre los niveles de Lp(a) en sangre, el desarrollo de buenos hábitos de salud, como llevar una dieta saludable para el corazón, realizar actividad física diaria, evitar el aumento de peso excesivo y no fumar o dejar de fumar, son aspectos vitales para la buena salud del corazón. Hay algunas investigaciones nuevas que respaldan que la dieta puede afectar los niveles de Lp(a), en especial en personas que tienen niveles elevados de LP(a). Sin embargo, se necesita más investigación para aclarar lo que conocemos.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a mantenerse saludables mediante las siguientes acciones:

  1. Involucrarse:
    1. Ayudar a establecer metas realistas para un peso saludable, el consumo de alimentos y los niveles de actividad.
    2. Hablar con su hijo sobre la alimentación saludable:
      • Prestar atención a lo que come su hijo.
      • Conocer cuáles bocadillos elige su hijo con más frecuencia.
      • Considerar cómo se preparan los alimentos y qué métodos de preparación aportan más beneficios para la salud.
      • Fomentar porciones adecuadas de alimentos, refrigerios y bebidas saludables. Evitar las bebidas endulzadas con azúcar y alentar el consumo de frutas y verduras en todas las ocasiones.
      • Incrementar las actividades físicas diarias para toda la familia.
  2. Evitar fumar o, si fuma, dejar de hacerlo. Enseñarle a su hijo a evitar fumar, o si el menor fuma o usa cigarrillos electrónicos/vaporizadores, ofrecerse para ayudarlo a dejar de fumar.
  3. Hacer de la vida sana un asunto familiar.
  4. ¡Ser un buen modelo a seguir para su hijo!